El Kung Fu sexual es un paso adelante a partir del conocimiento del Body Language, aunque se puede practicar de manera independiente. 

Es una técnica en la que se aprende a ser consciente de los músculos relacionados con la sexualidad, sobre todo los del suelo pélvico y diafragma urogenital, además de ganar flexibilidad y fuerza en los mismos, realizando un entrenamiento específico vaginal. 

En los cursos se enseña cómo trabajar intensivamente los músculos internos, combinando la respiración, aromaterapia y el trabajo con una bolita de cuarzo rosa. El curso incluye teoría y práctica y se facilita un manual.

Los principales beneficios que aporta la práctica del Kung Fu sexual son todos los derivados de tener en forma y sana una zona tan importante como la urogenital: vagina, útero y ovarios.

Ver más

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted