El Kung Fu sexual es un paso adelante a partir del conocimiento del Body Language, aunque se puede practicar de manera independiente. 

Es una técnica en la que se aprende a ser consciente de los músculos relacionados con la sexualidad, sobre todo los del suelo pélvico y diafragma urogenital, además de ganar flexibilidad y fuerza en los mismos, realizando un entrenamiento específico vaginal. 

En los cursos se enseña cómo trabajar intensivamente los músculos internos, combinando la respiración, aromaterapia y el trabajo con una bolita de cuarzo rosa. El curso incluye teoría y práctica y se facilita un manual.

Los principales beneficios que aporta la práctica del Kung Fu sexual son todos los derivados de tener en forma y sana una zona tan importante como la urogenital: vagina, útero y ovarios.

Ver más

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted